Home | Introduction | What's Included | Products | More Info | FAQ's

Leroy Merlin - Construção, Acabamento, Decoração e Jardinagem tomada de flores de madeira

where to buy timberland bootsg src="https://s3-sa-east-1.amazonaws.com/leroy-production/assets/img/responsive/pre-home/pre-home-logo.png" alt="Leroy Merlin" />

Olá, em qual região você está?


tomada de flores de madeira

rött timberland
botas de segurança Timberland
botas de madera de chicos
21 дикий лес
Venta de botas Timberland

terça-feira, 2 de outubro de 2012

Passo a Passo - KIT DE BANHEIRO SALMÃO!!!

Bom dia

Meninas estou postando hoje um passo a passo de um KIT DE BANHEIRO EM SALMÃO lindo!!!
Espero que gostem...bjosss



Tamanho: 42 x 34 cm (tapete), 48 x 31 cm (tapete do vaso) e 43 x 48 cm (capa do vaso)

Materiais utilizados:
• Fio Barroco Multicolor, da Círculo, espessura 4/6 (400 g), 1 novelo na cor rosa-mescla (9202)
• Barbante Apolo, da Círculo, espessura 4/8 (400 g), 1 cone na cor salmão (3301)
• Barbante Corrente espessura 4/6 (817 m), 1 cone na cor cru
• Agulha para crochê 4,5 mm

Pontos e abreviaturas utilizados: 
correntinha (corr.), 
ponto baixíssimo (p.bx.), 
ponto baixo (p.b.), 
ponto alto (p.a.) e picô (3 correntinhas, 1 ponto baixíssimo laçando a 1ª correntinha).

Modo de fazer:
Quadros de flores – com o fio salmão, faça 4 correntinhas e 1 ponto baixíssimo laçando a 1ª correntinha para fechar o anel. Trabalhe ao redor acompanhando o diagrama 1 e arremate. Com o fio rosa-mescla, trabalhe ao redor da 1ª carreira, laçando os pontos altos acompanhando o diagrama 2. Faça 8 peças unindo-as durante a confecção da última carreira com o fio salmão, formando 2 tiras com 3 peças e 1 tira com 2 peças.
Tapete – com o barbante cru, faça 23 correntinhas, 1 ponto alto laçando a 8ª correntinha a contar da agulha e trabalhe acompanhando o diagrama 3. A 30 cm de comprimento, arremate. Faça 2 peças. Costure as 2 partes cru nas laterais da tira de 3 quadros. Trabalhe o acabamento ao redor do tapete, acompanhando o diagrama 4. Trabalhe a 1ª carreira com o fio salmão e a 2ª carreira com o fio rosa-mescla.
Tapete do vaso – com o barbante cru, faça 31 correntinhas, 1 ponto alto laçando a 8ª correntinha a contar da agulha e trabalhe acompanhando o diagrama 3. A 20 cm de comprimento, arremate. Faça 2 peças. Costure as 2 partes cru nas laterais da tira de 2 quadros. Trabalhe as pontas sobre 10 cm da peça montada em crochê filé, acompanhando o diagrama 5. A 11 cm de comprimento, arremate. Com o fio salmão, trabalhe 1 carreira de pontos baixos contornando todo o tapete. Com o fio rosa-mescla, trabalhe o acabamento nas laterais e borda da frente, acompanhando o diagrama 6.
Capa do vaso – com o barbante cru, faça 19 correntinhas, 1 ponto alto laçando a 8ª correntinha a contar da agulha e trabalhe acompanhando o diagrama 3. A 30 cm de comprimento, arremate. Faça 2 peças. Costure as 2 partes cru nas laterais da tira de 3 quadros. Com o barbante cru, trabalhe sobre a borda de trás da peça montada, 2 carreiras acompanhando o diagrama 3, diminuindo 4 pontos de cada lado em cada carreira. Com o barbante cru, trabalhe contornando as laterais e borda da frente, acompanhando o diagrama 7. Com o fio salmão, trabalhe 1 carreira de pontos baixos sobre a borda reta da parte de trás. Trabalhe o acabamento contornando as laterais e borda da frente, acompanhando o diagrama 8. Trabalhe a 1ª carreira com o fio salmão e a 2ª carreira com o fio rosa-mescla. Com o fio salmão, trabalhe o acabamento nos cantos da parte de trás, acompanhando o diagrama 9. Para as costas, com o barbante cru, faça 49 correntinhas, 1 ponto alto laçando a 7ª correntinha a contar da agulha e trabalhe acompanhando o diagrama 10. A 18 cm de comprimento, arremate. Costure as costas no avesso da frente. Com o fio salmão duplo, faça 2 cordões de correntinhas com aproximadamente 23 cm de comprimento e prenda-os na borda de trás da capa. Com o barbante cru duplo, faça 2 cordões de correntinhas com aproximadamente 30 cm de comprimento e prenda 1 em cada lado da capa, nas costas, 10 cm abaixo da parte de trás.

Amostra: quadrado de 5 x 5 cm (agulha para crochê 4,5 mm) = 7 pontos x 3 carreiras, medidos sobre pontos altos.

Onde encontrar:
Nice Oliveira - Tel.: (11) 3462-6571



GRÁFICO


3 comentários:

  1. Dinha2 de outubro de 2012 21:33

    oi vim retribuir sua visita sou sua seguidora numero 100, bjkas!
    dinhapontocruz.blogspot.com.br

    ResponderExcluir
  2. Adriana Freitas3 de outubro de 2012 07:09

    amiga, que lindo esse jogo!
    obrigada por compartilhar com a gente viu
    bjs

    ResponderExcluir
  3. Josi Artesanatos4 de outubro de 2012 07:45

    Olá vim conhecer teu blog e retribuir a visita, ja estou te seguindo e divulgando.
    Qtas coisas lindas por aki.
    Adorei
    bjokas

    ResponderExcluir
Adicionar comentário
Carregar mais...

Postagem mais recente Postagem mais antiga Página inicial

ANTECIPE SEU PEDIDO PARA O NATAL

Faça seu pedido ✍️!!! ✈️Enviamos para todo

ALKARAYO

GALERÍA DE GALLEGOS ILUSTRES

Se denominan gallegos (en gallego: galegos ) a los habitantes de Galicia, a los naturales de dicho territorio y, en sentido general, a sus descendientes. Al conjunto se le conoce como «pueblo gallego», en un concepto amplio del término. Desde el punto de vista antropológico, diversos estudios genéticos demuestran su origen centroeuropeo, menos influenciado por los pueblos mediterráneos que otras poblaciones ibéricas debido al aislamiento histórico de sus habitantes, fruto de su ubicación geográfica.
Es común encontrar descendientes de gallegos fuera de Galicia, en particular, en muchos países de América tales como Peru, Argentina, Chile, Venezuela, Brasil, Uruguay y Cuba entre otros. Históricamente, la emigración del pueblo gallego se ha debido a factores políticos, económicos y sociales. A raíz de la diáspora gallega del siglo XIX, se estima que actualmente hay 10 millones de personas de ascendencia gallega, dispersas gran parte de ellas, en Europa y América, aglutinados miles de ellos alrededor de decenas de Centros Galegos (sociedades de reunión, muchas de ellas fundadas a finales del siglo XIX).El mayor grupo de personas de ascendencia gallega reside en Argentina, con más de 100.000 gallegos.
Han sido muchos los gallegos que han destacado a lo largo de la historia,  estas son las biografías de algunos de ellos quizás los mas importantes.

Personajes de la antigüedad

Vimara Pérez
(c. La Coruña, España, 820-Guimaraes, Portugal 873), Vimara Peres (en galaico-portugués y portugués moderno), fue un caudillo gallego, señor de la guerra que vivió en la segunda mitad del siglo IX al Noroeste de la Península Ibérica. Vimara procede del germánico Vigmar o Vigmarr, que significa famoso en la batalla (vig = batalla y marr = famoso). Vasallo del Reino de Asturias, fue enviado al sur del Miño por Alfonso III de Asturias, para retomar el valle del Duero de las manos de los musulmanes, ya que así se aseguraba una línea de defensa fundamental para el reino cristiano de Asturias. 

Estatua de Vimara Perez en Oporto Vimara fue uno de los responsables de la repoblación del territorio gallego fronterizo entre los ríos Miño y Duero. Reconquistó la ciudad de Oporto ( Portucale ) en el año 868 y la repobló.
Vimara Pérez fue también el fundador de un pequeño burgo fortificado en las proximidades de Braga,Vimaranis (derivado de su propio nombre), que con el correr de los tiempos, por evolución fonética, se convirtió en Guimarães,la ciudad enlazada en la mitología nacional portuguesa como «Cuna de Portugal».


Pedro Pardo de Cela Rodríguez de Aguiar e Ribadeneyra
 (¿? - 3 de octubre de 1483). Mariscal gallego del siglo XV, hijo de Xoán Nunes Pardo, señor de la Torre de Cela y de Doña Teresa Rodríguez de Aguiar.
Fue decapitado el 3 de octubre de 1483, junto con su hijo Pedro, delante de la catedral de Mondoñedo por mandato de los Reyes Católicos.
Pedro Pardo de Cela fue un señor feudal. Partidario de la infanta Juana la Beltraneja, al morir su padre, Enrique IV de Castilla, se enfrentó a la política de los nuevos reyes de Castilla, Isabel I y su marido, Fernando II de Aragón.
Estaba casado con la hija del primer conde de Lemos, Isabel Pérez Osorio. Esta última llegó con su tío, Pedro Enríquez, obispo de Mondoñedo, a la ciudad de Mondoñedo, donde Pardo de Cela era merino en representación de la Casa de Lemos. El obispo Pedro Enríquez le entregó como dote de boda en 1441 todas las rentas del obispado, excepción de las que necesitaba para su sustento, compuestos por la mayor parte de los castillos y fortalezas dependientes del obispado, contándose entre ellos el reconstruido Castillo de la Frouxeira. El obispo Pedro Enríquez había sido antes chantre de la Catedral de Orense, y era hijo de Enrique Enríquez, hermano de Fadrique Enríquez de Castilla, duque de Arjona.
Fallecido el obispo en 1445, se traslada a Vivero, donde llega a ser alcalde, obteniendo en 1474 el título de mariscal. Compra la "casa do Carballo de Galdo", cabeza de su morgado. En el año 1476 es destituido de la alcaldía por los Reyes Católicos. En el año 1478 es expulsado de Vivero y los Reyes Católicos escriben a los ayuntamientos de Santa Marta de Ortigueira y Mondoñedo para que no le permitan su entrada. Pide una carta de "seguro y amparo" a los Reyes y se refugia en el Castillo da Frouxeira, donde se hace fuerte con "los otros dos Pedros", Pedro de Bolaño y Pedro de Miranda, y derrota a las tropas castellanas, comandadas por Fernando de Acuña, hijo del Conde de Buendía, y Luis de Mudarra, que llegaran a Galicia en septiembre del año 1480 para "pacificar" el Reino.
Los obispos sucesores de Pedro Enríquez, que siempre reclamaron a Pedro Pardo de Cela la devolución de la dote de su esposa, fueron Pedro Arias Vaamonde, Alfonso de Segura, Alfonso Vázquez de Acuña y Fadrique de Guzmán. En realidad, Pedro Pardo de Cela podía tener algo de razón si los bienes recibidos en dote pertenecían a los Castro desde la época de Pedro Fernández de Castro, y no a la diócesis de Mondoñedo como pretendían los obispos, aunque la donación hecha a su sobrina por Pedro Enríquez fue a título personal y los bienes donados le pertenecían a él por herencia familiar. El asunto es discutible en derecho ya que, como obispo, Pedro Enríquez disponía de dos tipos de bienes: sus propios bienes patrimoniales y, por otra parte los bienes derivados de las rentas del obispado.

Pedro Pardo De Cela El corregidor de la ciudad falló a favor del obispado de Mondoñedo, y ordenó su devolución, a lo que Pedro Pardo de Cela se negó rotundamente. Por ello, fue juzgado en rebeldía y condenado a muerte. Para prenderlo, Fernando II de Aragón, esposo de la reina Isabel I de Castilla, envió al francés Luis Mudarra, mercenario al servicio del rey Fernando II de Aragón, al frente de unos 300 jinetes.
Sus bienes fueron confiscados, aunque luego los Reyes Católicos, mediante sentencia de la Real Audiencia de Valladolid, le devolvieron parte de ellos a su viuda, aunque no la fortaleza de la Frouxeira, ya que existe un documento donde Munzo ó Mouso Mudarra, capitán del rey Fernando de Aragón, compra la fortaleza.
Su hija Constanza se mantuvo en rebeldía pero fue pronto sometida y, tras serle confiscados sus bienes, se le perdonó la vida. De buen grado o por la fuerza, ingresó en un convento donde murió en olor de santidad. Después, los bienes confiscados le fueron devueltos a su hermana Beatriz.
Muerto el Conde de Lemos en febrero de 1483, los mandatarios reales traman la traición de A Frouxeira, ante la imposibilidad de poder conquistarla. Pardo de Cela fue traicionado por sus 23 criados que defendían la fortaleza. Los "cantares" dicen que el traidor fue Roi Cofano do Valadouro.
Sin la protección de A Frouxeira, donde se hacía fuerte, el 23 de septiembre de 1483, fue detenido en la casa de Fonsa Yáñez en Castrodouro (en el actual ayuntamiento de Alfoz, Lugo) llevándolo preso a la villa de Mondoñedo, donde diez días más tarde los decapitarían a él y a su hijo Pedro, debido a ser "cruel y poderoso", según los términos de la sentencia, provocando el nacimiento de un mito, es decir, de una figura que sería recordada por poetas y rapsodas. Es enterrado dentro de su Catedral, con el beneplácito el obispo mindoniense; su fortaleza y símbolos de poder, son derruidos y arrasados.
La dura lucha durante tres años en A Frouxeira, la traición de sus criados y su muerte en el cadalso, lo convierten rápidamente en "mito" y empieza ser trovado en Ferias y Mercados.
 La figura del mariscal es una de las más mitificadas de la Historia de Galicia, muchas veces usada como símbolo de resistencia de la nobleza gallega frente a la castellana.
Sin embargo, la leyenda más tradicionalmente asentada en torno a la ejecución del Mariscal, dice que su mujer, Isabel de Castro, llegaba de obtener el perdón real, que traía consigo cuando fue entretenida en un lugar conocido como "puente del pasatiempo" por las gentes del obispo de Mondoñedo, enemigo del Mariscal; mientras, la ejecución se estaría consumando, y la cabeza del mariscal, ya desprendida del cuerpo, estaría rodando por los escalones del cadalso, mientras sus labios aún pronunciaban las palabras " creo, creo, creo ".
Actualmente, el puente del pasatiempo es todavía un lugar visitado de Mondoñedo, y la leyenda en torno a la muerte del Mariscal ha hecho correr ríos de tinta, en forma de poemas, canciones, novelas, ensayos histórico-legendarios, y análisis científico-históricos destinados a esclarecer qué parte habría de verdad en una de las leyendas más recordadas de la Historia de Galicia.

Pedro Álvarez de Sotomayor
 apodado Pedro Madruga (Pontevedra, c. 1430 - Alba de Tormes, 16 de octubre de 1486), fue una de las figuras más sobresalientes de Galicia y prototipo del caballero feudal en la baja edad media. Su apodo, según el cronista Vasco de Aponte, vendría de llegar a combatir de madrugada, algo que no era habitual entre los caballeros medievales. Canónigo de Tuy, hizo una importante carrera política y naval en Portugal y Galicia, siendo una de las figuras principales de las batallas "Irmandiñas" y de la lucha sucesoria en el reino de Castilla tras la muerte de Enrique IV. Hijo de Fernán Yáñez de Sotomayor y de Constanza de Zúñiga.
Noble de padre y madre pero de origen bastardo, se erigió contra todo pronóstico al más alto escalafón del linaje de los Sotomayor, la familia más poderosa de Galicia. Fue un acérrimo enemigo de Alonso II de Fonseca y defensor de los derechos sucesorios de Juana la Beltraneja, junto con Diego Pacheco y el Arzobispo Carrillo, entre otros.
Su padre, Fernán Yáñez de Sotomayor, Señor de Sotomayor y Fornelos, lo tuvo a consecuencia de su relación amorosa con Constanza Goncalvez de Zúñiga, emparentada con la condesa de Santa Marta (Ribadavia), familiar de Alvaro de Zúñiga y Guzmán, Duque de Bejar y Grande de España. Como hijo ilegítimo, se le procuró un futuro tranquilo en la carrera eclesiástica, nombrando su padre a Esteban de Soutelo (doctor en teología en el monasterio dominico de Santo Domingo de Tuy) como maestro de su hijo, y alcanzó un destacado puesto en la curia diocesana tudense al ser nombrado canónigo de su catedral. El mismo monarca castellano Enrique IV de Castilla pronunció su nombre para ocupar la mitra de Santiago de Compostela, en manos de los Fonseca, familia que no mantenía buenas relaciones con la Corona. De hecho, el citado monarca consideraba necesarios a los Sotomayor para frenar las ansias del arzobispo de Santiago.
Tras la muerte de Fernán Yáñez en 1440 en Valladolid, le sucede en el patriarcado su legítimo primogénito, Álvaro Páez de Sotomayor, casado con María de Ulloa. Su mandato estuvo lleno de confrontaciones con los Sarmiento, acérrimos enemigos de los Sotomayor. Los intereses de ambas casas chocaban frontalmente por el control del sur de Galicia, sobre todo en la provincia de Pontevedra, tanto por la importancia comercial del río Miño como por ser uno de los pasos mas concurridos entre Castilla y Portugal. No obstante, el matrimonio no tuvo descendencia y el propio Álvaro Páez legitimaría a su medio hermano Pedro en el año 1468, heredando éste los dominios de la casa de Sotomayor con la aprobación de la legítima heredera, su tía Maior de Sotomayor y del rey Enrique IV de Castilla.
Casti llo de Sotomayor Pedro Álvarez de Sotomayor llegó a ser Vizconde de Tuy y mariscal de Baiona en Castilla a lo que agregó el condado a de Camiña en Portugal, título obtenido por los servicios brindados al rey Alfonso V de Portugal, su aliado y protector. Fue llamado Pedro Madruga porque sosteniendo discrepancias de límites con los Sarmientos de Ribadavia, convinieron zanjarlas, haciendo línea de sus territorios en el lugar donde se encontrasen cierto día, saliendo ambos de sus castillos al canto del gallo. Cantó sin duda más temprano el de Sotomayor porque cuando se disponía Sarmiento a salir de su castillo de Ribadavia, se encontró al pie de la muralla a Sotomayor, a quien dirigió el siguiente saludo, que dio origen según la tradición a la alcuña de Don Pedro: "Madruga, Pedro, madruga".
Pedro Madruga en sus estancias en Portugal conoció a los de la Honra y Casa fuerte de Sequeiros, a quienes atrajo a su partido o éstos, en la persona de Don Juan de Sequeiros, motu propio por las añejas relaciones familiares (gallegos y miñotos, son lo mismo) pasaron a Galicia a buscar honras y provechos. Lo cierto es que relacionados ambos personajes y unidos probablemente en las guerras constantes, Sequeiros facilita el 25-11-1476, en Pontevedra cierta cantidad a Don Pedro Madruga, "Conde e Vizconde", como lo demuestra un recibo que se conserva en el Archivo de Santhomé -Vigo y por el que se desprende de este acuerdo que debieron llegar a tener un lazo tan cercano, que el Sequeiros se casó con Doña María Sánchez de Benavides, hija de Don Pedro Madruga, que llevó en su dote el Palacio y Quinta de Bufteo, con torre y anexos (hoy Santhomé, o Pazo de La Pastora, en Vigo).
Otro aliado de Madruga en Portugal fue Pedro Correa, personaje con gran influencia en las cortes de rey Alfonso V. Su relación iba mas allá de los asuntos propios de la política y pasaba a lo familiar (concuño) ya que la hermana de Correa era esposa de Martim de Távora, quien a su vez era hermano de Teresa de Távora, esposa de Pedro Madruga. Es muy probable que ambos personajes conocieran los proyectos navales de descubrimiento Portugués ya que Pedro Correa fue casado con Izeu Perestrello, hija del famoso capitán Bartolomeu Perestrello, involucrado en el descubrimiento y colonización de las islas de Madeira y Porto Santo.
En 1469, después de estancias en las cortes castellana y portuguesa para recabar apoyos, la figura de Pedro Madruga entrará con fuerza en el panorama político y militar de Galicia. La guerra irmandiña (1467-1469) eclosionaba y barría del panorama al poder nobiliar gallego. Mercaderes, artesanos y labradores apoyados por la hidalguía y el clero, se lanzarán contra los abusos de los señores feudales y contra el símbolo de sus desmanes y fortalezas. Desde abril de 1467 la Santa Hermandad de Galicia se alzó en armas buscando un nuevo orden político en nombre del rey Enrique IV de Castilla y organizando el derrocamiento de castillos y fortalezas que habían entronizado a las casas nobiliarias gallegas, entre las que sobresalía la de Sotomayor.
Precisamente su hermanastro, Álvaro Páez, encontraría la muerte en el sitio que los Irmandiños pondrían sobre la ciudad episcopal de Tuy, que dominaba su familia, después de haber expulsado al obispo Luis Pimentel, dentro del juego estratégico de la política castellana de los reinados de Juan II y Enrique IV de Castilla. Antes de morir Álvaro Páez entregaría la ciudad a la Santa Hermandad y dejaría como heredero de la casa de Sotomayor a su hermanastro. Pedro Álvarez dejó Portugal y se ubicó en Pontevedra en abril de 1468 para reclamar como legítimo los juros sobre las alcabalas de la villa herencia de su hermano y la ratificación real de su herencia. En agosto de ese mismo año acudirá con Enrique IV de Castilla para que el monarca autorizase el testamento de su hermano Álvaro Páez realizado en enero de 1468. En ese mismo verano de 1468 debió dirigirse de vuelta a la corte portuguesa con su protector Alfonso V para buscar la ayuda de familiares y del propio monarca en su lucha por recuperar sus estados patrimoniales de la ocupación irmandiña. Fue también la mediación de Alfonso V de Portugal la que le proporcionó su casamiento con la noble Teresa de Távora, hija del caballero Álvaro Pérez de Távora, hidalgo portugués con influencia en la corte portuguesa. Con el apoyo del rey Alfonso V de Portugal, Pedro Álvarez iniciará, al frente de la nobleza gallega, su particular reconquista del territorio, ocupado por los campesinos que se habían amparado en la Santa Hermandad levantada por Enrique IV de Castilla, lo que lo convirtió en un personaje de alto renombre.
Su declive se produjo años después durante la guerra de sucesión en Castilla al ser defensor de Juana la Beltraneja y de su tío y esposo Alfonso V de Portugal, hermano de su madre la reina de Castilla Juana de Portugal esposa del rey Enrique IV de Castilla en la que se erigió como líder de la línea legitimista de la postura de su amigo Alfonso V de Portugal contra el poder cada vez mayor que representaban Isabel de Castilla (hermana de Enrique IV de Castilla) y su consorte Fernando II de Aragón, futuros Reyes Católicos. Una vez finalizada la guerra entre Isabel y Juana, en 1479-1480, al quedar del bando derrotado, Madruga buscó defender sus territorios en Galicia ante la añeja intención usurpadora de sus enemigos sobre los feudos, derechos e iglesias monopolizadas por los Sotomayor en el Miño durante el siglo XV.
Castillo de Sotomayor El acoso de sus enemigos y del partido Isabelino como el obispo Diego de Muros, los Valladares, Pimentel, Montenegro, Avalle o Sarmiento, obligarían a Sotomayor a un estado permanente de tensión en los años 1478 a 1485, que lo llevaría a tener que capturar al obispo tudense en 1485 en un acto de desesperación por la reclamación económica que Diego de Muros emprendiera en los años anteriores. Esta acción de fuerza por parte de Pedro Madruga obligaría a medidas por parte de los Reyes Católicos, poco pacientes con el que fuera su principal enemigo y que incluirían la pérdida de sus posesiones familiares en Castilla, parte de las cuales fueron devueltas tiempo después en favor de su hijo mayor Álvaro de Sotomayor, con base en la intermediación desesperada de su esposa Teresa de Távora ante Isabel la Católica para evitar la ruina de la casa de Sotomayor.
En estas circunstancias, Pedro Álvarez de Sotomayor se encaminó en enero de 1486 de Portugal a Castilla para pedir el perdón de sus majestades. Parando en Alba de Tormes para entrevistarse con su amigo el Duque de Alba, Garcia Alvarez de Toledo, hallaría la muerte de forma sospechosa sin que quedaran muchas noticias. El cronista Vasco de Aponte relata: ..."unos dixeron que el conde muriera allí de dos carbúnculos, otros dixeron que el alcalde de Proiaño entrara en el monasterio con sus porquerones y que le hechara un garrote en el pescuezo; unos dicen que fue de una manera y otros dicen que fue de otra, quizá fue de entrambas maneras".
Pedro Madruga ha pasado a la historia como un personaje muy controvertido envuelto en mitos y leyendas que perduran hasta hoy en día. Lo cierto es que por su poder, su relación política e influencia en las más nobles familias castellanas y lusitanas del siglo XV, aunado a su ejercicio como eclesiástico, es sin duda uno de los hombres más interesantes de su tiempo.
En las últimas décadas, varios investigadores, en lo que supone una evolución de la tesis sobre el origen español de Cristóbal Colón, iniciadas por García de la Riega a finales del siglo XIX han propuesto a Pedro Madruga como la verdadera identidad del descubridor. Sus principales argumentos son la comparación grafológica de la escritura de ambos personajes; una reinterpretación de la firma del navegante, formada por siglas que coinciden con el árbol genealógico de Pedro Madruga; la instalación de Cristóbal de Sotomayor (hijo portugués de Pedro Madruga) como Gobernador de Puerto Rico por parte de Juan Ponce de León, isla descubierta por Colón para Castilla; y un texto del cronista de la corte castellana Francesillo de Zúñiga, quien a principios del siglo XVI señala con claridad a Diego de Sotomayor (hijo de Pedro Madruga), como hijo de Colón.
Un vínculo descubierto en los últimos años es el hecho de que la tía de Diego Colón Perestrello (hijo de Cristóbal Colón), Izeu Perestrello, era curiosamente concuña de Pedro Madruga. A su vez, la esposa del mismo Diego (hijo de Cristóbal Colón), María Alvarez de Toledo, era nieta del Duque de Alba, García Alvarez de Toledo, amigo de Pedro Madruga. Otro detalle coincidente es que en el periodo que se estima que Colón radica en Portugal se sabe que Pedro Madruga está al servicio del Rey Alfonso V de Portugal.
Entre quienes apoyan esta teoría, cabe destacar a Alfonso Philippot Abeledo, Fernando Alonso Conchouso, Rodrigo Cota González.
En uno de los artículos de Fernando Alonso se hace referencia a "Historia de Córdoba", obra manuscrita e inédita del Dtor Morales y Padilla fechada en 1620 en donde se menciona un dato que salta a la vista, pues al nombrar a los hijos de Cristobal Colón se hace referencia a tres y no a dos. Ese tercer hijo era Cristobal de Sotomayor conocido en Puerto Rico como Cristobal Colón de Sotomayor quien era hijo de Pedro Madruga. Lo cual aporta a la tesis de la doble identidad del navegante.

Literatos

Rosalía de Castro
 (Santiago de Compostela, 24 de febrero de 1837 — Padrón, 15 de julio de 1885) fue una poetisa y novelista española que escribió tanto en lengua gallega como en lengua castellana. Considerada en la actualidad como una escritora indispensable en el panorama literario del siglo XIX, representa junto con Eduardo Pondal y Curros Enríquez una de las figuras emblemáticas del Rexurdimento gallego, no solo por su aportación literaria en general y por el hecho de que sus Cantares Gallegos sean entendidos como la primera gran obra de la literatura gallega contemporánea, sino por el proceso de sacralización al que fue sometida y que acabó por convertirla en encarnación y símbolo del pueblo gallego.Además, es considerada junto con Gustavo Adolfo Bécquer, como la precursora de la poesía española moderna.


Rosalía de Castro Escribir en gallego en el siglo XIX, es decir, en la época en la que vivió Rosalía, no resultaba nada fácil por un gran número de razones, la mayor parte de ellas ligadas al pensamiento y estructuración de la sociedad del momento. La lengua gallega había quedado reducida a un mero dialecto, tan despreciado como desprestigiado, mostrándose cada vez más distante aquella época en la que había sido el idioma vehicular de la creación de lírica galaicoportuguesa (en forma de galaicoportugués). Toda la tradición escrita había sido perdida, por lo que se hacía necesario comenzar desde cero rompiendo con el sentimiento de desprecio e indiferencia hacia la lengua gallega, pero pocos eran los que se planteaban la tarea, pues esta constituiría un motivo de desprestigio social. En un ambiente en el que el castellano era la lengua de la cultura, al ser la lengua que la clase minoritaria dominante protegía, Rosalía de Castro le otorgó prestigio al gallego al usarlo como vehículo de su obra denominada Cantares Gallegos y afianzando el renacer cultural de la lengua.
Aunque fue una asidua cultivadora de la prosa, donde Rosalía sobresalió fue en el campo de la poesía, a través de la creación de las que pueden ser consideradas sus tres obras clave: Cantares Gallegos , Follas Novas y En las orillas del Sar . La primera de ellas representa un canto colectivo, artísticamente logrado, que sirvió de espejo dignificante a la comunidad gallega al emplearse la lengua de ésta, así como también fue útil para proseguir con la tendencia tímidamente iniciada por el pontevedrés Xoán Manuel Pintos con su obra titulada A Gaita Galega (1853). En la segunda, la escritora dio lugar a una poética de gran profundidad, que emplea el símbolo como método para expresar lo inefable y que revela la plurisignificación propia de la más elevada poesía; junto con las obras Aires da miña terra (Curros Enríquez), Saudades Gallegas (Valentín Lamas Carvajal) y Maxina ou a filla espúrea (Marcial Valladares Núñez) completa el conjunto de obras publicadas en la década de 1880 que hicieron de estos años una etapa clave en el desarrollo de la literatura gallega, si bien la obra de Rosalía siempre mantuvo una posición predominante con respecto al resto. Finalmente, en En las orillas del Sar se manifiesta un tono trágico que encaja con las duras circunstancias que rodearon los últimos años de la vida de Rosalía. Escrito en castellano, la obra ahonda en el lirismo subjetivo propio de Follas Novas al mismo tiempo que se consolidan las formas métricas que allí apuntaban. Inicialmente calificado de precursor y obviado por la crítica de su tiempo, hoy en día existen diferentes estudiosos que lo consideran como la principal creación poética de todo el siglo XIX.
Casa de Rosalía de Castro en Padrón En la actualidad, la figura de Rosalía de Castro y sus creaciones literarias continúan siendo objeto de una abundante bibliografía y recibiendo una constante atención crítica, tanto en el territorio español como en el extranjero. Es tal la aceptación y el interés que las obras de esta escritora despiertan en el mundo, que en las últimas décadas sus poemas han sido traducidos a idiomas como el francés, el alemán, el ruso y el japonés.
Nació en la madrugada del 24 de febrero de 1837 en una casa localizada en el margen derecho del Camiño Novo , la antigua vía de entrada a la ciudad de Santiago de Compostela para todos aquellos viajeros procedentes de Pontevedra. Hija natural del sacerdote José Martínez Viojo (1798 - 1871) y María Teresa de la Cruz Castro y Abadía (1804 - 1862), una hidalga soltera de escasos recursos económicos, fue bautizada a las pocas horas de su nacimiento en la Capilla del Hospital Real por el presbítero José Vicente Varela y Montero, con los nombres de María Rosalía Rita y figurando como hija de padres desconocidos. Con frecuencia, los biógrafos de la escritora gallega han ocultado la condición eclesiástica de su padre, así como también trataron de obviar el hecho de que fue registrada como hija de padres desconocidos y que se libró de entrar en la Inclusa al hacerse cargo de ella su madrina María Francisca Martínez, fiel sirviente de la madre de la recién nacida.
«En veinte y cuatro de febrero de mil ochocientos treinta y seis, María Francisca Martínez, vecina de San Juan del Campo, fue madrina de una niña que bauticé solemnemente y puse los santos óleos, llamándole María Rosalía Rita, hija de padres incógnitos, cuya niña llevó la madrina, y va sin número por no haber pasado a la Inclusa; y para que así conste, lo firmo.»
Acta del bautizo firmada por el presbítero José Vicente Varela y Montero. Hasta cumplir los ocho años, Rosalía se encontró bajo la custodia de su tía paterna Teresa Martínez Viojo en la aldea de Castro de Ortoño, perteneciente al municipio coruñés de Ames. Es en esta época cuando la escritora toma conciencia de la dureza de la vida del labriego gallego, así como también será en esta parte de su vida cuando tenga conocimiento y vivencia del mundo rural propio de Galicia: la lengua, las costumbres, las creencias o las cantigas que tanto influyeron en su obra titulada Cantares Gallegos . Si bien no se conoce con exactitud la fecha en que la madre de Rosalía decide hacerse cargo de ella, se sabe que en torno al año 1850 la joven se traslada a la ciudad de Santiago de Compostela donde vivió junto a esta, aunque ya había convivido con anterioridad con ella en Padrón Es en esta localidad gallega donde Rosalía recibió la instrucción que por aquel entonces era la más adecuada para una señorita (nociones básicas de dibujo y música), asistiendo de forma habitual a las actividades culturales promovidas por el Liceo de la Juventud junto con personalidades destacadas de la mocedad intelectual compostelana como Manuel Murguía (se duda si fue en este momento cuando conoce a Murguía o posteriormente, en su traslado a Madrid), Eduardo Pondal y Aurelio Aguirre. Todavía en la actualidad es motivo de discusión entre los diferentes críticos la relación que Rosalía mantuvo con Aurelio Aguirre, puesto que a pesar de que se desconoce si existió una relación sentimental entre ambos, la obra del mencionado sí que dejó huella en ciertos poemas de la escritora.

En abril de 1856, Rosalía se trasladó a Madrid junto con la familia de su parienta María Josefa Carmen García-Lugín y Castro, en cuya compañía habitó la planta baja de la casa número 13 de la calle Ballesta. No se conoce con exactitud cuál fue el motivo que llevó a mudarse a la escritora, aunque Catherine Davis creyó posible que este hecho fuese debido al escándalo desencadenado a raíz del Banquete de Conxo, en el que desenvolvieron un papel relevante varios miembros del Liceo, como fueron Aguirre o Pondal. Un año después de llegar a Madrid, Rosalía publicó un folleto de poesías escrito en lengua castellana que recibió el título de La flor , siendo este acogido con simpatía por parte de Manuel Murguía, quien hizo referencia a él en La Iberia .
Posiblemente fue en Madrid, y no en el Liceo, donde Rosalía conoció a Murguía, con quien contrajo matrimonio el 10 de octubre de 1858 en la iglesia parroquial de San Ildefonso. Fue un amigo común el que posibilitó que ambos entablasen una relación que finalmente acabó en boda. Respecto de la relación que existió entre la pareja la crítica rosaliana sugiere diversas hipótesis, que van desde idílicos cuadros conyugales hasta posturas más que matizadas, que tomando como referencia escritos atribuidos a la poetisa, dibujan la psicología de una mujer solitaria, carente de felicidad y escéptica ante el amor. Sin embargo, Murguía fue la primera de las personas que animó a Rosalía en su quehacer literario, siendo él el responsable de la publicación de Cantares Gallegos . Tampoco le escatimó ni apoyo social ni intelectual en una época en la que la condición femenina era considerada como minusválida. Al año siguiente de casarse, Rosalía dio a luz en Santiago de Compostela a su primera hija, llamada Alejandra. A esta siguieron Aura (1862), que vino al mundo en el mismo año que feneció la madre de Rosalía; los gemelos Gala y Ovidio (1871); Amara (1873); Adriano Honorato (1875), que falleció a los diecinueve meses al precipitarse desde una mesa, y Valentina (1877), que nació muerta. Todos los hijos de Rosalía de Castro nacieron en Galicia, ya fuese en Lestrove, A Coruña o Santiago de Compostela.
El domicilio del matrimonio cambió en múltiples ocasiones, a lo que se añadió una separación del mismo a causa de las actividades profesionales de Murguía y graves problemas económicos derivados tanto de la inestabilidad laboral del mismo como de la parca salud de Rosalía. Todos estos factores configuran un panorama vital que contribuye a explicar la hipersensibilidad y el pesimismo de la escritora. En 1859, el matrimonio estaba residiendo en La Coruña. Luego pasa a Madrid, de donde Rosalía regresa a Santiago (1861) para volver a la capital española. Con posterioridad, existen referencias que permiten afirmar la presencia de la poetisa en Lugo y Santiago, además de algunos viajes que realizó el matrimonio a Extremadura, Andalucía, Castilla La Mancha y Levante. En el mes de septiembre de 1868 se produjo el levantamiento revolucionario español, conocido como La Gloriosa, pasando Murguía de ser secretario de la Junta de Santiago a director del Archivo de Simancas, cargo que ejerció durante dos años. A partir de este momento, la vida de Rosalía se desenvolvió entre Madrid y Simancas, siendo en la ciudad vallisoletana en la que escribió gran parte de las composiciones recogidas en Follas Novas . Es conveniente aclarar que en estos mismos años, es cuando se produjo el encuentro entre Rosalía de Castro y Gustavo Adolfo Bécquer. Desde 1871, Rosalía no sale de Galicia. Vivió a partir de este año en las Torres de Lestrove (donde residían sus parientes los Hermida de Castro), en Dodro (La Coruña), en Santiago de Compostela y Padrón, donde prácticamente se instala en 1875.
Los últimos años de la vida de Rosalía transcurrieron en la comarca de Padrón, lugar en el que se había consumido su infancia, así como buena parte de su juventud. La Casa grande de Arretén, nombre popular con que el que se conocía al pazo en el que había nacido su progenitora, ya no era de la propiedad de la familia, factor que propició que la escritora tuviese que residir en las Torres de Lestrove entre 1879 y 1882 mientras su marido se encargaba de la dirección en Madrid de La Ilustración Gallega y Asturiana . Finalmente, se trasladó junto con su familia a la casa llamada de La Matanza, situada en la parroquia de Iria.
Tumba de Rosalía de Castro,convento de Santo Domingo de Bonaval Rosalía nunca disfrutó de una buena salud, pareciendo predestinada desde su juventud a una muerte temprana. Como detalle anecdótico señalar que a su médico principal, el catedrático D. Maximino Teijeiro, le dedica un libro poniéndole: "De su eterna enferma". También fue atendida, probablemente a requerimiento del anterior, por el cirujano y también catedrático D. Timoteo Sánchez Freire. De hecho, en las pocas cartas que se conservan y que ésta envió a su marido, con frecuencia se alude a las continuas dolencias que la atenazaban. Poco tiempo antes de fallecer, la escritora decidió pasar una temporada a las orillas del mar y por ello se trasladó a Santiago de Carril. Cierto tiempo después regresó al lugar de La Matanza, donde el cáncer de útero que padecía se fue complicando progresivamente desde 1883, mermando cada vez más a la ya de por sí débil salud de la escritora. Tras tres días de agonía falleció al mediodía del miércoles 15 de julio de 1885, en su casa de La Matanza, a consecuencia de una degeneración cancerosa del útero. El cuerpo inánime recibió sepultura al día siguiente en el cementerio de Adina, localizado en Iria Flavia, que curiosamente había sido cantado en una composición de Rosalía de Castro. No obstante, su cadáver fue exhumado el 15 de mayo de 1891 para ser llevado solemnemente a Santiago de Compostela, donde fue nuevamente sepultado en el mausoleo creado específicamente para la escritora por el escultor Jesús Landeira, situado en la capilla de la Visitación del Convento de Santo Domingo de Bonaval, en el presente Panteón de Galegos Ilustres.
Resultan especialmente ilustrativas las fidedignas líneas escritas por González Besada sobre los últimos momentos de Rosalía: «...recibió con fervor los Santos Sacramentos, recitando en voz baja sus predilectas oraciones. Encargó a sus hijos quemasen los trabajos literarios que, ordenados y reunidos por ella misma, dejaba sin publicar. Dispuso se la enterrara en el cementerio de Adina, y pidiendo un ramo de pensamientos, la flor de su predilección, no bien se lo acercó a los labios sufrió un ahogo que fue comienzo de su agonía. Delirante, y nublada la vista, dijo a su hija Alejandra: "abre esa ventana que quiero ver el mar", y cerrando sus ojos para siempre, expiró...». Sin embargo, desde Padrón es imposible ver el mar. Por ello resultan enigmáticas estas palabras puestas en boca de una persona para quién el mar fue una perenne tentación de suicidio.

Bibliografia
  1. La Flor . Madrid : M. González , 1857 . Poesía .
  2. Flavio. Ensayo de novela . Madrid : La Crónica de ambos mundos , 1861 . Novela .
  3. A mi madre . Vigo : Juan Compañel , 1863 . Poesía .
  4. La hija del mar . Vigo : Juan Compañel , 1863
  5. Cantares Gallegos . Vigo : Juan Compañel , 1863 . Poesía .
  6. Ruinas . Vigo : Juan Compañel , 1864
  7. El caballero de las botas azules. Cuento extraño . Lugo : Soto Freire , 1867 . Cuento .
  8. Follas novas . Madrid : Aurelio J. Alaria , 1880 . Poesía .
  9. El primer loco. Cuento extraño . Madrid : Moya y Plaza , 1881 . Cuento .
  10. En las orillas del Sar

Concepción Arenal Ponte  
 (Ferrol (La Coruña) 31 de enero de 1820 - Vigo (Pontevedra) 4 de febrero de 1893) fue una importante escritora española realista vinculada al pionero movimiento feminista de finales del siglo XIX.


Concepción Arenal Nacida en una casa del barrio conocido como Ferrol Vello, su padre, Ángel Arenal Cuesta, fue un eminente militar (sargento mayor, rango equivalente al de Teniente Coronel con funciones mixtas de Intervención e Intendencia) que sufrió muchas veces represión por su ideología liberal y por estar en contra del régimen monárquico absolutista del rey Fernando VII. A consecuencia de sus estancias en prisión, cayó enfermo y murió en 1829, quedando Concepción huérfana de padre a los 9 años. En ese mismo año, marcha con su madre, María Concepción Ponte Mandiá Tenreiro y sus dos hermanas, Luisa y Antonia, a Armaño (Cantabria), a casa de su abuela paterna, donde recibió una férrea formación religiosa. Un año después, fallece su hermana Luisa. En 1834 se trasladan a Madrid,con ayuda de su pariente Antonio Tenreiro, segundo Conde de Vigo, donde Concepción estudia en un colegio para señoritas. Siete años después entra, contra la voluntad de su madre, como oyente en la Facultad de Derecho de la Universidad Central de Madrid, vistiendo ropas masculinas, puesto que en la época la educación universitaria estaba vedada a las mujeres. Vestida también de hombre, Concepción participa en tertulias políticas y literarias, luchando así contra lo establecido en la época para la condición femenina.
Acabada la carrera, se casó en 1848 con el también abogado y escritor Fernando García Carrasco. Años después colaborarían juntos en el periódico liberal La Iberia , hasta que en 1857 Fernando murió de tuberculosis. Concepción viuda y con dos hijos (Fernando, 1850 y Ramón, 1852) se trasladó a Potes (Cantabria) donde conoce a un joven músico Jesús de Monasterio, alumno de Santiago Masarnau, primer presidente de las Conferencias de San Vicente de Paúl, que la invita a fundar en 1859 el grupo femenino de las Conferencias de San Vicente de Paúl para ayuda de los pobres. Para ellas, Concepción escribe en 1860, La beneficencia, la filantropía y la caridad , que dedica a la Condesa de Espoz y Mina, y que presentará al concurso que convoca la Academia de Ciencias Morales y Políticas, bajo el nombre de su hijo Fernando, que tiene entonces 10 años. Después de una serie de conflictos sobre la forma incorrecta de introducir su escrito en el concurso, se le concede el premio y será la primera mujer premiada por la Academia.
En 1863 se convierte también en la primera mujer que recibe el título de Visitadora de Cárceles de Mujeres, cargo que ostentó hasta 1865. Posteriormente publicó libros de poesía y ensayo como Cartas a los delincuentes (1865), Oda a la esclavitud (1866) —que fue premiada por la Sociedad Abolicionista de Madrid—, El reo, el pueblo y el verdugo o La ejecución de la pena de muerte (1867). En 1868, es nombrada Inspectora de Casas de Corrección de Mujeres, y tres años después, en 1871, comienza a colaborar con la revista La Voz de la Caridad , de Madrid, en la que escribe durante catorce años sobre las miserias del mundo que la rodea.
Tumba de Concepción Arenal en Vigo En 1872 funda la Constructora Benéfica, una sociedad que se dedica a la construcción de casas baratas para obreros. Posteriormente también colabora organizando en España la Cruz Roja del Socorro, para los heridos de las guerras carlistas, poniéndose al frente de un hospital de campaña para los heridos de guerra en Miranda de Ebro. En 1877 publica Estudios Penitenciarios .
Con Concepción Arenal nace el feminismo en España. Como los krausistas otorga a la educación e instrucción de la mujer un papel fundamental, pues Concepción dirá que la mujer no tiene otra carrera que el matrimonio . Pues los hombres aprenden un oficio, las mujeres no. Los oficios que la mujer puede desempeñar serían: relojera, tenedora de libros de comercio, pintora de loza, maestra, farmacéutica, abogada, médica de niños y mujeres y sacerdote (no monja). Nunca se debe dedicar a la política ni a la vida militar . Instrucción que la mujer debe procurar, pues dirá de los hombres que tienen inclinaciones de sultán, reminiscencias de salvaje y pretensiones de sacerdote . Las críticas que dirige al clero serán: En general es muy ignorante, no querer a la mujer instruida, es mejor auxiliar, mantenerla en la ignorancia . Concepción Arenal, una pensadora del catolicismo social, como muestra en La Voz de la caridad , y como tal la reivindica el jesuita J. Alarcón en Razón y Fe , 1900-1902, al ser el ideal de un feminismo aceptable, por ser genuinamente español e íntegramente católico . Concepción Arenal, autora poco leída y citada de forma descontextualizada, fue para la mayoría de los católicos de su época una heterodoxa. Con la creación de la Acción Católica de la Mujer, el feminismo católico y conservador propugnado por el Movimiento católico, realizará una constante labor de hostigamiento al feminismo católico y reformista arenaliano, que a principios del siglo XX representa la Asociación Nacional de Mujeres Españolas.
Concepción Arenal actuó como intermediaria de la Reina María Victoria de España, que desde el exilio, siguió hasta el último instante de su vida mandando muchas ayudas para españoles necesitados, con la exigencia de que los donativos se hicieran anónimamente.
Murió el 4 de febrero de 1893 en Vigo (Pontevedra), donde fue enterrada. Es su epitafio el lema que la acompañó durante toda su vida: A la virtud, a una vida, a la ciencia . Sin embargo, su frase más celebre fue probablemente Odia el delito y compadece al delincuente , que resume su visión de los delincuentes como el producto de una sociedad reprimida y represora.

Emilia Pardo Bazán
 (La Coruña, 16 de septiembre de 1851 - Madrid, 12 de mayo de 1921) fue una novelista, periodista, ensayista y crítica literaria española introductora del naturalismo en España.

Emilia Pardo Bazan Emilia Pardo Bazán era hija de una familia gallega noble y muy pudiente de España: el conde pontificio de Pardo-Bazán, José María Pardo-Bazán y Mosquera, título que heredó a la muerte de su padre en 1908, y Amalia María de la Rúa-Figueroa y Somoza. Su padre le proporcionó la mejor educación posible, fomentando su amor por la literatura. Además de la residencia de la calle Tabernas, la familia poseía otras dos casas, una cerca de Sangenjo, y la otra en las afueras de La Coruña, el Pazo de Meirás. A la edad de nueve años ya empezaba a mostrar un gran interés por la escritura. En la biblioteca paterna encontró acceso a una gran variedad de lecturas; declaró que sus libros preferidos entonces fueron Don Quijote de la Mancha, la Biblia y la Ilíada . En la casa de La Coruña leyó además La conquista de México de Antonio de Solís y las Vidas paralelas de Plutarco. Los libros sobre la Revolución francesa la fascinaban. Cuando la familia iba a Madrid durante los inviernos, Emilia asistía a un colegio francés protegido por la Real Casa, donde fue introducida en la obra literaria de La Fontaine y Jean Racine —lo que le será muy útil en sus frecuentes viajes a Francia para conectar con la literatura europea y conocer y tratar a muchos autores importantes, como Victor Hugo—. A los doce años la familia decide quedarse en La Coruña durante los inviernos y allí estudia Emilia con instructores privados. Se sale del ritual de la educación femenina al negarse a tocar el piano y a tomar clases de música. Dedica todo el tiempo posible a su verdadera pasión, la lectura.
En 1868, tras contraer matrimonio con José Quiroga Pérez Deza se estableció en Madrid. Los padres de ella se le unieron cuando José Pardo fue nombrado diputado, pero éste se desilusionó pronto de la política y en 1872 toda la familia se marchó a Francia. Viajaron por Europa (Inglaterra, Italia, Alemania) y Emilia aprendió además inglés y alemán. Publica las crónicas de este viaje en el diario El Imparcial —recogidas después en uno de sus libros de viajes, Por la Europa católica (1901)—, y en ellas denuncia la necesidad de la europeización de España y recomienda viajar al menos una vez al año como medio para educarse.
Asidua lectora de los clásicos españoles, se interesó también por las novedades literarias extranjeras y se dio a conocer como escritora con un Estudio crítico de las obras del padre Feijoo (1876), con el que ganó un premio, compitiendo en este certamen con Concepción Arenal. Por aquella época, la autora considera al padre Feijoo su ideal literario, posiblemente por su feminismo avant la lettre .Este mismo año nace su primer hijo, a quien le dedicará un libro de poemas titulado Jaime , publicado por Francisco Giner de los Ríos. En 1879, coincidiendo también con el nacimiento de su primera hija, Blanca, publicó su primera novela, Pascual López , autobiografía ficticia de un estudiante de medicina que se halla influida por la lectura de Pedro Antonio de Alarcón y de Juan Valera, y todavía al margen de la orientación que su narrativa tomaría en la década siguiente. El éxito de la novela le lleva a seguir por ese camino, publicando en 1881 Un viaje de novios , una obra curiosamente híbrida, en la que elementos puramente realistas se mezclan con otros propios de la novela de tesis —en este caso, la imprudencia de un matrimonio de conveniencia y con profusas descripciones de paisajes y personajes, que toma de Balzac y Daudet, y que ya anuncian su próximo interés en el Naturalismo.

 En 1882 comenzó, en la revista La Época , la publicación de una serie de artículos sobre Émile Zola y la novela experimental, reunidos posteriormente en el volumen La cuestión palpitante (1883), que la acreditaron como uno de los principales impulsores del naturalismo en España. El revuelo que provoca es extraordinario y se ataca la obra como manifiesto en favor de la pornografía francesa y la literatura atea, con más gravedad puesto que la autora es una mujer, esposa y madre.Su marido, horrorizado por la situación, le exigió que cesara de escribir y que se retractase públicamente de sus escritos; no lo hizo, sino que decidió separarse de él un año más tarde, en 1884. En este año publicó La dama joven , que trata precisamente sobre crisis matrimoniales. Benito Pérez Galdós, por entonces cercano también al Naturalismo, inicia una relación amorosa con ella que durará más de veinte años. Ella le engaña sin embargo con amoríos fulminantes con jóvenes como Lázaro Galdiano y Narcís Oller, haciéndose perdonar. En cuanto al Naturalismo practicado por Pardo Bazán, como el de Galdós, frente a los principios ideológicos y literarios de Zola, acentuaba la conexión de la escuela francesa con la tradición realista española y europea, lo que le permitía acercarse a un ideario más conservador y católico en lo que respecta a ella, que nunca abandonó el catolicismo, por más que admitiera las bases ideológicas del determinismo social y darwinista. El método naturalista culmina en Los pazos de Ulloa (1886-1887), su obra maestra, patética pintura de la decadencia del mundo rural gallego y de la aristocracia, y su continuación La madre naturaleza (1887), fabulación naturalista que, al contrario que en José María de Pereda, demuestra que los instintos conducen al pecado.
La separación amistosa de su marido le permite a Pardo Bazán seguir con libertad sus intereses literarios e intelectuales sin obstáculos. Se preocupa ya no sólo de polémicas literarias, sino de intervenir en el periodismo político y de luchar incansablemente por la emancipación social e intelectual de la mujer. Publica ensayos como La revolución y la novela en Rusia (1887) o La mujer española (1890) y sus conferencias en instituciones de renombre tienen tanto éxito que es invitada a repetirlas. Tal popularidad le granjea muchas enemistades entre los escritores de su tiempo, que ven invadido un sector tradicionalmente reservado a los hombres por una mujer más competente que muchos de ellos. Esto le lleva a decir: "Si en mi tarjeta pusiera Emilio, en lugar de Emilia, qué distinta habría sido mi vida...".
Monumento a Emilia pardo Bazan En 1888 visitó en Venecia al pretendiente carlista al trono de España; los artículos que escribió al respecto contribuyen a la escisión del Carlismo.
Coincidiendo con la muerte en 1890 de su padre, su obra evolucionó hacia un mayor simbolismo y espiritualismo, patente en Una cristiana (1890), La prueba (1890), La piedra angular (1891), La quimera (1905), La sirena negra (1908) y Dulce dueño (1911). Esta misma evolución se observa en sus más de ciento setenta cuentos y relatos, recogidos en Cuentos de la tierra (1888), Cuentos escogidos (1891), Cuentos de Marineda (1892), Cuentos sacroprofanos (1899), entre otros. Doña Emilia aprovechó la herencia paterna para crear una revista escrita por ella sola, El Nuevo Teatro Crítico , nombre que recuerda la obra de Benito Jerónimo Feijoo.
En Una Cristiana y La Prueba , de 1890, parece trabar polémica a través de la ficción con algunos de sus detractores morales, como el Padre Coloma, Menéndez Pelayo y Pereda. La diferencia de edad entre enamorados, el cruce de afectos o deberes familiares y el remordimiento religioso prueban en ambas novelas que Doña Emilia tenía más en cuenta la opinión de lo que aparentaba. Adán y Eva , que agrupa las novelas Doña Milagros (1894) y Memorias de un solterón (1896), parece la justificación del romance con Galdós. Pero en La Quimera (1895) vuelve al aguafuerte para retratar el Madrid polvoriento y bizcochable.

Funda y dirige en 1892 la publicación La Biblioteca de la mujer . Asiste a congresos como el Congreso Pedagógico, en donde denuncia la desigualdad educativa entre el hombre y la mujer. Aún consciente del sexismo dentro de los círculos intelectuales, propone a Concepción Arenal a la Real Academia de la Lengua, pero es rechazada; tampoco aceptaría ésta a Gertrudis Gómez de Avellaneda ni a ella (fue rechazada tres veces, en 1889, en 1892 y en 1912), por más que en 1906 llegó a ser la primera mujer en presidir la Sección de literatura del Ateneo de Madrid y la primera en ocupar una cátedra de literaturas neolatinas en la Universidad Central de Madrid, aunque solo asistió un estudiante a clase.
La rica obra de Emilia Pardo Bazán incluye también los libros de viajes ( Por Francia y por Alemania , 1889; Por la España pintoresca , 1895) y las biografías ( San Francisco de Asís , 1882; Hernán Cortés , 1914). El erudito Varela Jácome ha descubierto una novela inédita: Selva
En el año 2012, se publica por primera vez en España su primera novela, escrita con 13 años de edad, Aficiones peligrosas'.
Sus extensísimas Obras completas se imprimieron ya en vida ( Obras Completas , Madrid: Imprenta A. Pérez Dubrull, 1891, 43 vols.), por lo que parece la más completa la póstuma de 1924 ( Obras Completas , Valladolid: Imprenta Colegio de Santiago, S. A., 1924). Federico Carlos Sainz de Robles hizo otra edición con estudio y notas, pero limitada a su narrativa ( Obras Completas (Novelas y Cuentos) , Estudio preliminar, notas e prólogo de Federico Carlos Sainz de Robles. Madrid: Aguilar, 1947, 2 vols.) y la misma editorial imprimió una selección con ese título en 1973 encomendada a un hispanista especializado ( Obras Completas , introducción bibliográfica, selección de material crítico, prólogo, clasificación de cuentos, notas y apéndices de Harry Kirby. Madrid: Aguilar, 1973 3 vols.) La Biblioteca Antonio de Castro asumió desde 1999 la publicación entera de sus Obras Completas (Madrid: Fundación José Antonio de Castro, 1999-...) por parte del especialista Darío Villanueva.

Alfonso Daniel Manuel Rodríguez Castelao
Daniel Castelao
 (Rianjo, La Coruña, España, 1886 – Buenos Aires, Argentina, 1950) fue un político, escritor, pintor, médico y dibujante español, así como uno de los padres del nacionalismo gallego.
Estudió medicina aunque afirmaba: Fíxenme médico por amor a meu pai; non exerzo a profesión por amor á humanidade («Me hice médico por amor a mi padre; no ejerzo la profesión por amor a la humanidad»).
Nació el 30 de enero de 1886. Era el primer hijo de Manuel Rodríguez Dios, un marinero que se dedicaba a hacer velas para barcos, y de Joaquina Castelao Genme. El mismo día de su nacimiento fue bautizado en la iglesia de Santa Comba, siendo sus padrinos Pilara y Francisco Castelao, hermanos de su madre. Manuel emigró a Argentina a los tres meses del nacimiento de Daniel, que fue criado especialmente por sus abuelos maternos Teresa y José Ramón, carpintero de profesión y conocido por el sobrenombre de Pepe de Castelao . En el transcurso de 1895 Joaquina emigró también, llevando al pequeño Daniel, para ir a vivir con su marido en Bernasconi, en La Pampa (Argentina). Allí residió hasta 1900, y según contó el propio Castelao descubrió el valor de la caricatura leyendo el semanario Caras y Caretas . En ese año habían decidido volver para que Castelao estudiase medicina en la Universidad de Santiago de Compostela. Durante sus años en la universidad brota su interés por el dibujo y la pintura y en especial por la caricatura. En 1908 expuso sus dibujos en Madrid y comenzó a colaborar con la revista Vida Gallega .
Entre 1909 y 1910 hace un curso de doctorado en Madrid y participa en la III Exposición Nacional de Humoristas y colabora como ilustrador con El Cuento Semanal . En 1910 se especializa en Santiago en obstetricia y al terminar se instala en su Rianjo natal. Durante este período colaboró en la fundación del semanario El Barbero Municipal (1910–1914), en el que escribió atacando el régimen caciquil gallego, ingresando en la vida política local dentro del Partido Conservador local en una línea maurista
Da su primera conferencia en marzo de 1911, en Vigo, hablando sobre la caricatura y a lo largo de los años siguientes realiza exposiciones de sus caricaturas en diversas ciudades gallegas. En 1912 se adhirió al movimiento Acción Gallega y el 19 de octubre del mismo año se casó con Virxinia Pereira. Durante esta época colaboró en múltiples publicaciones periódicas, como El Liberal , El Gran Bufón , La Ilustración Gallega y Asturiana , Mi Tierra , Suevia , La Voz de Galicia de Buenos Aires, lo que ayudó a popularizar sus caricaturas.
Escudo diseño de Castelao Un desprendimiento de retina lo deja ciego en 1914, pero una operación le devuelve la vista. En 1915 participó en la Exposición de Bellas Artes de Madrid, en la que obtiene grandes elogios de la crítica. En 1916 obtiene por oposición una plaza en la delegación de Pontevedra del Instituto Geográfico Estadístico y en ese año fue uno de los fundadores de la agrupación local de las Irmandades da Fala. En 1918 comenzó a colaborar con el periódico madrileño El Sol .
A iniciativa de Antón Losada Diéguez, Vicente Risco se encargó de la dirección literaria y propuso a Castelao la dirección artística de la revista Nós ( Nosotros ), alrededor de la cual brotó la vida política y cultural de Galicia entre 1920 y 1936. En enero de 1921, gracias a una beca de la Junta de Ampliación de Estudios, viajó a Francia, Bélgica y Alemania para estudiar el arte de estos países. Fruto de ese viaje fue el diario que escribió y que publicó parcialmente en la revista Nós y que apareció como libro en 1977 con el título de Diario 1921 . En 1926 fue nombrado académico de número de la Real Academia Gallega.
El 3 de enero de 1928 murió su hijo Alfonso de catorce años, y en ese año marchó a Bretaña con su mujer en viaje de estudios para estudiar los cruceros bretones que materializó en el libro As Cruces de Pedra na Bretaña ( Las Cruces de Piedra en la Bretaña ) en mayo de 1930. También quedó hondamente afectado por la muerte de Antón Losada Diéguez el 15 de octubre de 1929. En 1931 resultó elegido diputado como galleguista independiente para las Cortes Constituyentes de la Segunda República y participó en la constitución del Partido Galeguista
Miembro de la Real Academia Gallega desde 1933, fue confinado en Badajoz en noviembre de 1934. Durante su estancia en Extremadura escribió para A Nosa Terra una serie de artículos con el título de Verbas de chumbo ( Palabras de plomo ) que posteriormente integraría en Sempre en Galiza . El 6 de septiembre de 1935 se puso fin al destierro tras las gestiones del nuevo ministro de la Gobernación, Manuel Portela Valladares. En 1936 fue escogido de nuevo diputado en la candidatura del Frente Popular. Tomó parte de manera destacada en la campaña por el sí al Estatuto de Autonomía de Galicia, que fue aprobado en plebiscito el 28 de junio de 1936.
La sublevación militar que dio origen a la Guerra Civil le sorprendió en Madrid, instalándose en Valencia a finales de 1936 y posteriormente en Barcelona. En 1938 se exilió en Nueva York y participó en la campaña de las elecciones al Centro Gallego de La Habana. En este periodo, y de manera paralela al compromiso político, continúa con su obra artística. En 1939 trabaja en el álbum Debuxos de Negros una serie de dibujos que muestran escenas de la música y cultura de la gente de color, realizados en Cuba y en Nueva York y que constituyen «sin duda una de las expresiones más verdaderas, y más patéticas de la creatividad del artista» [...] «porque en estas láminas recoge algo que no tiene que ver con la transcripción aséptica de lo que se ve»
Finalmente, en julio de 1940 marchó a Buenos Aires. Fue el máximo impulsor del Consejo de Galicia, creado en 1944 en Montevideo (Uruguay) y que pretendía agrupar a los diputados gallegos en el exilio, constituyéndose en representante de Galicia entre las instituciones republicanas en el exilio. Fue presidente del Consejo hasta su muerte.
Fue ministro sin cartera del gobierno republicano en el exilio presidido por José Giral (1946–1947), estableciéndose en París, ciudad dónde vivió hasta agosto de 1947.
Murió el 7 de enero de 1950 en el sanatorio del Centro Gallego de Buenos Aires, siendo enterrado el 9 de enero en el Cementerio de la Chacarita. La Dirección General de Prensa del Gobierno de España despachó instrucciones a los medios acerca de como tratar la noticia: «Habiendo fallecido en Buenos Aires el político republicano y separatista gallego Alfonso Rodríguez Castelao se advierte lo siguiente: La noticia de su muerte se dará en páginas interiores y a una columna. Caso de insertar fotografía, esta no deberá ser de ningún acto político. Se elogiarán únicamente del fallecido sus características de humorista, literato y caricaturista. Se podrá destacar su personalidad política, siempre y cuando se mencione que aquella fue errada y que se espera de la misericordia de Dios el perdón de sus pecados. De su actividad literaria y artística no se hará mención alguna del libro "Sempre en Galiza" ni de los álbumes de dibujos de la guerra civil. Cualquier omisión de estas instrucciones dará lugar al correspondiente expediente.







Upcoming Events

xx/xx/xx:  Special Sale on all products from noon until 3:00 pm!

xx/xx/xx:  Mayor Bob will be on hand for the ribbon cutting ceremony marking the opening of our newest location!

xx/xx/xx:  More stuff!